Portada

El lujo rezuma como lo hace el chocolate en una fondue cuando se trata de Londres. Perderse en sus galerías de arte, recorrer sus grandes almacenes, sus boutiques, sus tiendas, e incluso sus charities.

Si lo que buscamos son compras con estilo, marcas por la excelencia y, por que no, un poco de excentricidad, lo mejor es acercarse hasta alguna de sus grandes tiendas de lujo, de las que no faltan, en la capital británica.

 

1. HARRODS

Harrods destaca entre el resto, es casi visita y foto obligada, y tampoco esta de más probar alguna de sus riquisimas delicatessens que provienen de casi todo lugar del mundo. Fundada en 1849 como almacén de comida, poco a poco se reconvirtió en lo que conocemos hoy.

Muebles de lujo, joyería exclusiva, moda para impresionar y una ostentación manifiesta, te impresionaran. La fachada de ladrillo rojo se adorna con toldos verdes, característicos de la época de compras en Londres.

Una de las salas que más impresiona a los visitantes es el salón de Egipto. Te dejará con la boca abierta. Todo un derroche de ostentación y lujo.

Pasar el día completo no es un problema en Harrods, tienes 20 restaurantes para elegir y, luego, si lo necesitas puedes pasar a encargar que cambien las cuerdas de la raqueta, o que vengan a casa a afinarte el piano. Todo un servicio gourmet.

Por la noche la foto es imprescindible. No en vano el edificio cuenta con 11.500 bombillas para iluminar su gloria consumista.

2. HARVEY NICHOLS

Cita obligada entre los apasionados de la moda. Reúne en sus cinco plantas la mas suculenta variedad de diseños, tendencias y fashionismos del entero mundo mundial de la moda.

Los mejores diseñadores del planeta pasan por allí, o bien los hacen pasar. Podrás encontrar desde los clásicos hasta las jóvenes nuevas promesas de este mundo.

Eso sí, no te puedes ir de allí sin tomar un té. Pero no un té cualquiera, sino uno en su afamada quinta planta. Lugar de encuentro de influencers, celebrities y otros famosillos londinenses.

3. FORTUM & MASON

Desde 1707 es la quintaesencia del saber vivir británico, el almacén en el que hubiera comprado sus paños de cocina la Señorita Marple. El centro más purista y aclamado por los que todavía recuerdan con nostalgia los viejos tiempos. Y aunque en apariencia poco ha cambiado desde entonces, lo cierto es que F&M ha sabido adaptarse a las exigencias de su nueva clientela y ofrece calidad sin peros en sus departamentos de alimentación, equipajes, o productos para el hogar. Además, es el distribuidor oficial de la Reina.

4. LIBERTY

¿Quién no ha escuchado hablar de las famosas lámparas de colores de Liberty? Es más, ¿quién no las ha visto en alguna película de culto? Aquí podrás hacerte con el producto original, pero además admirar uno de los centros comerciales de culto del planeta, con su inconfundible arquitectura de vigas negras sobre fondo blanco, una joya que data de 1875 y que encierra todo el glamour de la época victoriana. Un clásico que ha sabido reinventarse con nombres tan provocadores como Vivienne Westwood, Chloé o Dries Van Noten.

5. FENWICK OF BOND STREET

Establecida en 1891 como una boutique especializada en productos para el cabello, no es de extrañar que hoy, que ha ampliado con gracia su oferta, siga siendo un icono en productos de belleza, su plato fuerte. No dejes de conocer sus marcas nicho y sus exclusivos productos y tampoco olvides darte una vuelta por su sección de bolsos y accesorios. Para terminar coge fuerzas en Carluccio’s Café una de sus tentaciones más exquisitas.

6. JOHN LEWIS

Uno de los centros más aclamados por los británicos que confían en su amplísima oferta de ropa de cama y productos para el hogar. Calidad a buenos precios en un edificio de siete plantas donde podrás encontrar de todo, también si te gusta la tecnología. Situado en la bulliciosa Oxford Street, si quieres hacer una pausa con las mejores vistas del West End reserva mesa en su Braseria panorámica.

 

7. MARKS AND SPENCER

También Marks and Sparks, o simplemente Marks si quieres sonar muy londoner. Si tu presupuesto es reducido pero no quieres ceder ante la tentación, éste es el destino. Elige el de Marble Arch, uno de los más completos y que empiece la fiesta. Su línea de ropa interior a precios razonables es muy celebrada, lo mismo que sus cremas de cuerpo perfumadas, su ropa de cama y su impresionante variedad de ramos de flores.

8. SELFRIDGES

Otro nombre imprescindible en el día a día de los londinenes que cada vez que quieren encontrar algo imposible o improbable confían en Selfridges. Si, es muy probable que aquí lo tengan, con dos o tres modelos para elegir. No te pierdas su colección de ropa de presupuesto asequible basada en las mejores tendencias del momento y tampoco dejes de dar una vuelta por sus colecciones más ambiciosas como Balenciaga o Stella McCartney.

9. HOUSE OF FRASER

Es uno de los nombres más conocidos de la ya de por si archifamosa Oxford Street, un faro en la niebla de neones y empujones callejeros. Empieza por tomar una revitalizante taza de café en el Zest y con ánimo renovado apuesta por el lujo, sea cual sea tu presupuesto encontrarás algo que te alegre el día, especialmente si apuestas por el diseño británico. Las colecciones de Cath Kidson o Ted Baker merecen un largo vistazo. Para más mimos reserva un tratamiento en el Spa de Clarins. Saldrás renovado.

10. DEBENHAMS

Popular y práctico este centro comercial tiene muy claro que su clientela no esta dispuesta a desembolsar cifras astronómicas pero exige la mayor calidad. Por eso apuesta por jóvenes creadores británicos como Jasper Conran o Ben de Lisi, que colman sus escaparates de atractivas propuestas para todos los públicos. Además cuenta con un servicio de personal shopper a precios muy sensatos.